martes, mayo 10, 2005

Cienciología

Este domingo participé en la 2ª Carrera de la Mujer. Tras muchos nervios y dudas, me decidí con unas amigas a correr 5km por las calles de Madrid, sacrificando la salida del sábado noche por una vida más sana (un día es un día).

Aparte de ser una estupenda iniciativa para hacer deporte a cualquier nivel y casi cualquier público (femenino, en este caso), servía de apoyo a la lucha contra el cáncer de mama. Es sorprendente la cantidad de cosas que puedes llegar a ignorar sobre algo que te afecta tan directamente como la propia salud, y que muchas veces es sencillísimo tener bajo control. ¡Todas ahora mismo a hacerse una mamografía! Si todos los cánceres y tumores se pudieran solucionar tan fácilmente...

Volviendo a la carrera, he de decir que fue una experiencia muy gratificante: la gente que nos animaba por las calles (mayoritariamente hombres, que esperaban a sus mujeres, hijas, hermanas...), la sensación de compañerismo, la euforia producto de las hormonas liberadas, el triunfo al cruzar la meta y darme cuenta de que lo había conseguido (¡¡sin parar de correr!!). Algo inolvidable, un acto sin mucha ostentación, que casi podría pasar desapercibido, pero que repetiré seguro el año que viene.

¿Qué puede poner el broche perfecto a este tipo de eventos? Las pequeñas compensaciones: barritas de cereales (bajas en calorías, jeje), productos lácteos (con soja, que está de moda), y sobre todo, los masajes. Mmmmm, no hay nada mejor que un masaje después de un esfuerzo físico desacostumbrado.

A estas alturas, cualquiera que esté leyendo esto y haya puesto un poco de atención, se estará rompiendo la cabeza pensando la relación de todo esto con el título del post. No, no es una forma de publicidad subliminal para captar adeptos. No, no patrocinaban la carrera. No, no me he metido en esa secta y me han obligado a hablar de ello en cualquier cosa que escriba. La respuesta correcta está en los masajes.

En un stand con moderada afluencia de público, tres camillas aparecían dispuestas, con sus respectivos encargados junto a ellas. En principio parecía que sólo era para las 'lesionadas' o gente que decía serlo, pero cuando el personal comenzó a desperdigarse rumbo a sus casas, el campo quedó libre para que nos acercáramos a curiosear. Tuvimos tanta suerte que ni siquiera esperamos cola, y al rato descubrimos el placer divino en la tierra. Un masaje un tanto extraño, que desde fuera parecía simplemente 'sobeteo' descarado. Nada más lejos. La sensación era muy relajante, pero los movimientos de la simpática masajista eran enérgicos y precisos, mientras te recorría con las manos el cuerpo.

En una de las veces que me hizo dar la vuelta sobre la camilla, descubrí que la publicidad de la camiseta que llevaba era sobre Cienciología. Estaba demasiado aturdida para reaccionar, así que me dejé llevar por la placidez que sentía. Entre ensoñaciones, me pareció escuchar a alguien, con actitud de sabelotodo, que se acercaba para 'informarse' sobre la secta. Los masajistas no picaron, y sólo le dijeron que el masaje que ellos realizaban se basaba en técnicas que habían aprendido, y que recorrían los nervios para relajar los músculos y... Bueno, no esperaríais que me enterara de verdad, en medio del sopor.

Mira, será Cienciología, pero me hizo sentir como los ángeles y ni siquiera trataron de abducirme, ¿o lo hicieron y no me di cuenta? ¡Sielos, si hasta les he dedicado un post! Pero qué condenadamente listos que son :)

5 comentarios:

  1. Vaya, vaya. Yo aqui trabajando (miento, fue la fiesta de mi colegio) y otras por ahí recibiendo masajes.
    Que sepas que para el año que viene yo también voy a pedir "información" sobre la secta esa.

    (Ya lei tu correo, que pena! no pude sorprenderte con nada)

    En fin no te creas que esto se va a convertir en rutina jiji. Ya sabes que lo mio va por rachas.

    Estoy teniendo problemas con un personaje, no sé, si quieres lo comentamos por aquí... hasta podría poner un post... jeje (no me habrás creido verdad?)

    Por cierto, saludos a cualquiera que lea esto.

    ResponderEliminar
  2. Cuenta, cuenta, que estamos en confianza ;)

    Y si lo quieres poner en un post, no estaría de más. Total, esta página es para nosotras, pondremos lo que nos parezca oportuno... De todas formas, también lo puedes dejar en forma de comentarios, como quieras.

    (No importa que no fuera sorpresa, me alegra que te acuerdes de mí al enterarte de esas cosas)

    ResponderEliminar
  3. Pues qué bueno eso, lo de hacer una rutina el control del cáncer de mama. En mi caso soy perseguida por formaciones en los senos, y llevo ya siete biopsias, todo bien,pero no se acostumbra una.
    A mujer - incluso hombre - que tengo oportunidad, se lo comento, ya que tanto unas como otros tenemos ese riesgo.
    Una ecografía es cuestión de segundos, a partir de cierta edad es gratis, (...alguna ventaja tenemos...) y nos deja tranquilas por seis meses.
    Defiendo enérgicamente cualquier tipo de difusión.
    Aunque lo de los de la secta...les debo el haberte inducido a postear esto, y así sentir que somos muchas las que tomamos conciencia de lo que en mi juventud "no se hablaba".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Creo que cualquier masaje hecho con empeño hubiese producido esos resultados ;)

    P.D: Siento que mi último post te deprimiera. En cierto modo reflejaba mi estado anímico.

    ResponderEliminar

La ortografía y la gramática son amigas mías. Si las pisoteas, la censura caerá sobre ti. Avisado quedas.

Por lo demás, cuenta lo que te plazca. Despacito y con buena letra.