jueves, julio 07, 2005

Pide un deseo

No recordaba una emoción tan intensa. Oí la voz de un niño que me hablaba desde el interior de mi cuerpo, directamente desde las entrañas.

Nueve meses no es una medida del tiempo.

10 comentarios:

  1. Felicidades... a quien sea XD (por que no serás tu verdad? XD )

    ResponderEliminar
  2. El niño era real. Iba sentado en el asiento de atrás de un tren camino de Lisboa. Yo estaba dormitando, apoyada en una chaqueta a modo de almohada. Cuando le oí hablar, a través de la pared del vagón, se me saltaron las lágrimas.

    (Perdonad los malentendidos, pero para sobresalto el mío ;))

    ResponderEliminar
  3. yo estaba ahi y no me entere de eso!

    ResponderEliminar
  4. Cuando leí esto no me preocupé... por qué no debería preocuparme, verdad?

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

La ortografía y la gramática son amigas mías. Si las pisoteas, la censura caerá sobre ti. Avisado quedas.

Por lo demás, cuenta lo que te plazca. Despacito y con buena letra.